Me voy al pueblo a mediodía y me voy cargada de galletitas amorosas.
La idea de éstas galletas la cogí hace mucho tiempo, allá por San Valentín, del blog de Gaby y las he hecho ya en varias ocasiones.
La elaboración de las galletas es muy fácil. Hago la masa y la divido en tres partes iguales. Añado colorante alimentario (los colorantes que yo utilizo son de la marca Wilton) en cada una de las partes y dejamos enfriar la masa al menos 2 horas en el frigorífico.
Imagen tomada prestada de internet 😉
La técnica es fácil pero aconsejo trabajar las galletas con la masa bien fría para evitar que se deformen mucho con la manipulación. Lo ideal es extender la masa y volver a meterla en el frigorífico para que se endurezca bien de nuevo.
Una vez que tenemos la “plancha” de masa fría comenzamos a dar forma a las galletas ayudados por cortapastas, en mi caso he utilizado en forma de cuadrado y de corazón. Vamos cortando y vaciando.
Lo vamos haciendo igual con las diferentes masas de colores que hemos teñido y vamos combinando cuadrados y corazones de diferentes colores.
Horneamos entre 12-15 minutos a 180º con horno precalentado.
Feliz fin de semana!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest