miércoles, 23 de abril de 2014

Ají de gallina. Receta peruana.


Con las maletas ya hechas en la mente nos vamos mi amiga Carmen y yo de viaje culinario a América del Sur, a la República del Perú.

Ceviche, causa, ají, arroz con pollo, lomo saltado, carapulcra, todos esos nombres nos trasladan con la mente sin quererlo siempre al mismo sitio, a Perú.

La gastronomía de Perú es muy diversa, tanto que en el libro "357 listas para entender cómo somos los peruanos" aparecen registrados más de 491 platos típicos peruanos, casi nada, jejeje.

El aji de gallina es un plato oriundo del Perú, nació de la mezcla de sabores y dicen que como antecesor tiene al manjar blanco (crema dulce de orígen español aromatizada con canela y limón que en el medievo se preparaba con pollo).

En los orígenes el ají de gallina tenía un sabor dulce pero con el tiempo cambió al salado aunque conserva la textura cremosa y suave del manjar blanco.

Lo que no he parado de preguntarme es por qué se llama ají de gallina y luego se utiliza pollo y es porque originariamente se hacía con carne de gallina y aunque en la actualidad lo más común es verlo preparado con carne de pollo se sigue denominando ají de gallina.

Normalmente se sirve sobre patatas sancochadas (hervidas) partidas en dos o acompañado de arroz blanco.


Nivel de dificultad: Medio
Tipo de receta: Plato único
Tiempo de preparación: 30 minutos
Nºcomensales: 3-4

Ingredientes:

1 pechuga de pollo grande;
4 patatas medianas;
4 huevos duros;
2 rebanadas de pan de molde sin corteza;
leche para empapar las rebanadas de pan;
1 cebolla;
1 ajo;
250 ml de agua o caldo de pollo;
1 cucharada de ají amarillo en pasta;
7 almendras, nueces pecanas o cacahuetes;
4 cucharadas de aceite de oliva;
sal;
pimienta negra recién molida

Preparación:

1. Ponemos en una cacerola con agua y sal a hervir (sancochar) las pechugas. Las retiramos un punto antes de estar del todo preparadas puesto que terminan de cocinarse con el guiso.
2. En otra cacerola ponemos a cocer las patatas enteras con piel y los huevos si no los tenemos cocidos ya. 15-20 minutos.
3. Ponemos a remojo las rebanadas de pan de molde.
4. Mientras tanto, en una sartén ponemos 4 cucharadas de aceite de oliva y pochamos la cebolla que previamente hemos cortado fina en juliana y el ajo partido en dos. Salamos.
5. Picamos los frutos secos que hayamos elegido y los añadimos al sofrito. Añadimos el ají amarillo en pasta y la mitad del caldo de pollo y mezclamos.
6. Por último añadimos troceadas las rebanadas de pan de molde escurridas del exceso de leche y mezclamos bien. Dejamos hervir unos 10 minutos hasta que la mezcla comienza a espesar.

Mientras vamos desmigando el pollo en tiras. Lo hacemos con las manos, no con el cuchillo.

7. Retiramos la mezcla a un vaso de la batidora y trituramos bien. Si vemos que está muy espesa añadimos un poco más de agua o caldo.
8. Volvemos a poner la mezcla en la cacerola y añadimos el pollo. Rectificamos la sal y añadimos pimienta negra recién molida.

Dicen que el cajón es el instrumento típico del Perú pero a mí siempre se me viene a la cabeza la flauta andina y aquella melodía de "El condor pasa" con lo que ponemos esa música de fondo menos cocinamos y hacemos funcionar la mente.

Menudos viajes nos estamos pegando :D jejeje.

Feliz día ;)