viernes, 18 de abril de 2014

Tirabuzones tradicionales de El Hornillo, Ávila. Dulces para Semana Santa


Yo no soy de dulces, soy más de salados pero hay un dulce por el que tengo especial debilidad, los tirabuzones :D y no por cualquier tirabuzón, no no no, especialmente los de los pueblos de mis padres, ambos en la provincia de Ávila: El Hornillo y Candeleda.

Empiezo poniendo la receta de los del pueblo de mi padre, El Hornillo. La semana pasada quedamos con la mejor amiga de mi madre, experta en dulces tradicionales, para hacer la receta de allí y aprender a hacerlos. A tan grandiosa clase magistral se vino mi amiga Carmen :D Disfrutamos juntas de hacer éstos dulces típicos caseros y del tiempo maravilloso que nos acompañó, además pudimos disfrutar de un paseo precioso entre los últimos cerezos en flor.

Los tirabuzones, además de ser un dulce típico de Semana Santa también es habitual prepararlos en las prebodas o cualquier evento e invitar al pueblo a degustarlos.

Acompañados con un vino de pitarra están especialmente ricos pero también están buenísimos con un buen café con leche.

Nosotras hemos hecho mucha cantidad, adapta las medidas a tu gusto para hacer menos.

Antes de poneros a hacerlos leer varias veces la receta. Es laborioso pero sencillo. Manos a la masa ;)


Nivel de dificultad: Media
Tipo de receta: Dulces
Tiempo de preparación: Depende de la habilidad pero cuenta con toda la tarde ;)
Nºcomensales: 50-60

Ingredientes:

1 litro de aceite refrito con anís y cáscara de limón;
1 litro de vino de pitarra;
5 cucharadas de azúcar;
1 sobre de levadura instantánea;
Anís molido;
la harina que admita (aproximadamente 2,5 kg);
Aceite de oliva abundante para freir
Azúcar para espolvorear

Además necesitaremos unos canutos para enrollar los tirabuzones, pueden ser de metal. Las nuestras eran cañas naturales.



Preparación:

1. Lo primero que tenemos que hacer es preparar el aceite con antelación. En una sartén ponemos el aceite con anís y la cáscara de un limón y lo calentamos. Cuando la cáscara del limón esté frita apagamos el fuego y dejamos que se enfríe.
2. En un bol ponemos el aceite, el vino de pitarra, el azúcar, el sobre de levadura instantánea, el anís molido al gusto y mezclamos bien con las manos.
3. Vamos añadiendo la harina, primero añadimos un 1 kg y vamos mezclando con las manos. Seguimos añadiendo de 1/4 Kg. en 1/4 kg hasta que tengamos una masa húmeda pero no sea pegajosa.
4. Dejamos reposar la masa al menos un par de horas.
5. Vamos cogiendo porciones de masa y lo vamos extendiendo con un rodillo hasta conseguir una altura de unos 4mm. Cortamos en tiras con un grosor de 1-1,5cmm y vamos enrollando a la caña.


6. Seguidamente lo vamos echando a la sartén con el aceite bien caliente para que al contacto de la masa con el aceite no penetre el aceite en el interior, sino que forma una costra. Conseguiremos así un dulce crujiente y nada aceitoso.


7. Cuando estén doraditos sacamos la caña con unas pinzas (se despegan sólas de la masa) y dejamos unos minutos más para que se hagan bien por dentro. Retiramos con una espumadera, con cuidado no se rompan y dejamos escurrir un poco.

8. Finalmente envolvemos en el azúcar.