A principio de éste año, en concreto en marzo, fue la primera vez que cociné mi primera alcachofa fresca y lo hice en ésta receta Linguini con alcachofas.

Desde entonces hasta el mes de octubre de éste mismo año la verdad es que no he cocinado muchas más pero ha sido a partir de octubre cuando me he hecho una experta en el mundo alcachofero y ya he perdido la cuenta de cuántas alcachofas he llegado a limpiar y preparar desde entonces hasta ahora.

Y es que en El Cordon Bleu hemos aprendido varias recetas y preparaciones con ellas y luego ha sido un sin parar de repetir las recetas en casa para sobre todo aprender a tornearlas.

Creo que puedo decir que ya soy una experta 😀 y es por eso que desde mi pequeño espacio quiero ayudar a la asociación sin ánimo de lucro Alcachofa de España a poner en valor ésta verdura y a ayudar a la divulgación de que España es uno de los grandes productores mundiales de alcachofas. Por otra parte vamos a dejar ya de asociar a la alcachofa con la manida “dieta de la alcachofa”.

La alcachofa es la flor de la alcachofera, una especie de cardo grande. 

La alcachofa proporciona una cocina sana, variada y equilibrada, propia de la dieta mediterránea. Se pueden utilizar en multitud de recetas, tanto dulces como saladas.

Ésta receta es una réplica de una receta de Paco Roncero y aunque he variado un poco la forma de hacer el fondo es el mismo.

Ingredientes:
12 alcachofas:
12 huevos de codorniz;
huevas de trucha o salmón;
sal en escamas
Además necesitaremos:
Un bol con agua y zumo de limón para evitar que se oxiden las alcachofas;
Una cacerola con agua, unas gotas de zumo de limón y un poco de harina;
Una sartén y abundante aceite para freir;
Una cacerola con 400 ml. de agua y 100 ml. de vinagre de vino.
Preparación:
1. Comenzaremos preparando un bol con unas gotas de limón para evitar que se oxiden las alcachofas.
2. Limpiamos bien los corazones de alcachofas y los torneamos. Mientras lo hacemos vamos metiendo las alcachofas varias veces en el cuenco con agua y limón para que no se oxiden.
3. Ponemos una cacerola al fuego con agua, unas gotas de zumo de limón y un poco de harina diluida en agua y ponemos a cocer los corazones unos 15 minutos. Primero a fuego fuerte y después a fuego medio. Dejamos enfriar dentro de la cacerola.
4. Escurrrimos las alcachofas y retiramos con ayuda de un sacabocados los pelillos del interior del corazón. Reservamos sobre un papel de cocina absorbente.
5. Ponemos una sartén a fuego fuerte con abundante aceite de oliva y freímos los corazones de las alcachofas. Retiramos y reservamos sobre papel absorbente.
6. Escalfamos los huevos de codorniz. Para ello, ponemos en una cazuela 400 ml. de agua y 100 ml. de vinagre y llevamos a ebullición. Hacemos un remolino con ayuda de una cuchara y echamos un huevo de codorniz en el centro. En unos 10 segundos estará listo.
7. Montamos el plato colocando los corazones de alcachofas y dentro de cada una de ellas colocamos un huevo escalfado. Rematamos con media cucharadita de huevas de trucha o salmón.
8. Espolvoreamos con sal en escamas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest