Ésta es mi aportación del mes de abril al reto de Silvia, de Mi dulce tentación. Ha sido todo un acierto elegir éstas galletas y mira que siempre que hojeaba el libro, “Con las manos en la masa… 100 galletas” de la editorial Parragon, me las saltaba.
En el libro la receta viene con manzanilla y como sugerencia con te u otra infusión. Yo he elegido te negro y estaban riquísimas. Ahora me queda probar con otro tipo de infusiones.
Las he hecho ya en varias ocasiones y de diferentes formas, formando un rulo, enfriando y cortando, como dice la receta original y alisando la masa con el rodillo y cortando con el cortapastas, que es la forma de hacerlas con la que me quedo como preferente 😉
Al ser una galleta que ha de quedar crujiente he intentado seguir los pasos de Carlos Valencia para que la harina no desarrolle el glúten (quedaría una masa más elástica) e intentando no añadir líquidos a la masa, de ahí que haya utilizado la yema de huevo cocida.
A por la receta 😉
Ingredientes:
225 gr. de mantequilla a temperatura ambiente;
280gr. de harina;
140 gr. de azúcar moreno + un poco más para echar en las galletas antes de hornear;
3 bolsas para infusión de té negro:
1 yema de huevo (yo la he puesto cocida);
1 cucharadita de extracto de vainilla;
Un pellizco de sal
Preparación:
1. Poner la mantequilla y la harina en el vaso y mezclar 30 segundos a velocidad 5.

2. Añadir el resto de los ingredientes y programar, vaso cerrado, velocidad espiga, 3 minutos. Comprobar que la masa quede homogénea.
3*. Sacamos del vaso la masa y la extendemos sobre dos papeles de hornear o papel film transparente dejando un grosor de medio centímetro y dejar reposar en el frigorífico durante al menos 30 minutos.

4. Cortar con el cortapastas y rebozar el canto de cada galleta en azúcar moreno. Ir colocando las galletas bien separadas en la placa del horno.

5. Hornear en horno precalentado entre 15-20 minutos, hasta que estén doradas.
 
* En el libro lo explica de la siguiente forma:

Formar un rollo con la masa. Poner 3 o 4 cucharadas de azúcar moreno sobre la encimera de la cocina o un plato llano y rebozar el rolo hasta que quede cubierto. Envolver en papel transparente y dejarlo en la nevera entre 30 a 60 minutos.

Precalentar el horno a 190º y forrar dos bandejas con papel para hornear. Desenvolver la masa y cortarla en rodajas de unos 5 mm. de grosor con un cuchillo de sierra bien afilado, e irlas colocando en las bandejas del horno dejando una separación entre cada galleta.

Así es como quedarían 😉

La galleta sale blanda del horno, por lo que una vez horneadas hay que dejarlas al menos cinco minutos en la bandeja para que se enfríen.

Ya sabeis que a María le gusta probar todo tipo de masa antes de hornear…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest