Cesta crujiente de pollo al estilo Thailandés


Aún no estoy 100% puesta a punto en lo que a la informática se refiere pero con un apaño aquí y otro allá voy consiguiendo ir sacando cosillas para subir al blog.

Hoy os enseño la cena que nos hemos comido hace un ratito mi madre y yo. Ella es mujer de sabores clásicos pero le ha encantado la mezcla de sabores que aportaban los ingredientes.

Yo ya había probado ésta receta en el curso de cocina que hice en Kitchen Club pero me ha encantado volver a saborear éste delicioso plato.

Es un plato muy apropiado para deleitar a amigos y/o familiares y además tiene la ventaja que tanto la cesta como el pollo se pueden preparar de un día para otro con lo que no tenemos que estar pringados en la cocina hasta el último momento y con los invitados ya en casa. Bastará con calentar, servir y disfrutar de cada uno de los sabores que aporta el plato.

Es laborioso pero para nada complicado. Os animo a que lo hagais!

Ingredientes:

Aceite de oliva al gusto;
1 cebolla mediana;
1 tomate de ensalada grande;
1 Kg. de pechuga de pollo;
4 rodajas de piña natural o de bote al natural;
1 bote de leche de coco;
Curry amarillo o rojo (depende del grado de picante que os guste);(comprado en carrefour, sección Asia)
Albahaca (yo he usado 3 cubitos congelados de la sirena);
Ralladura de un limón;
Jengibre (en el curso era en conserva, yo he usado en polvo);
Masa filo

Preparación de las cestas:

1. Ponemos 3 capas de masa filo y para que no se despeguen unas de otras las "pegamos" con aceite de oliva
2. Engrasar los moldes (aros o cuadrados de emplatar) y colocar la masa filo formando una cesta. Cortar el sobrante. Nos tiene que quedar algo de reborde.
3. Hornear en horno precalentado a 180º unos 10 minutos. Reservar.

Preparación del pollo:

1. Echamos la cebolla en la thermomix y troceamos 10 segundos a velocidad 4. Añadimos 50ml. de aceite de oliva y programamos 4 minutos, velocidad 1, temperatura varoma.
2. Echamos el tomate previamente cortado en bruinoise (en cuadraditos) y programamos 30 minutos, temperatura varoma, velocidad cuchara.
3. Añadimos el curry, la albahaca, el jengibre y la ralladura de limón y mezclamos 5 segundos a velocidad 4.

Mientras tanto vamos preparando el pollo...

4. Echamos un buen chorro de aceite en la sartén y sellamos la pechuga de pollo, previamente cortada en tiras
5. Añadimos la piña cortada en bruinoise (en cuadraditos) y marcamos un poco a fuego vivo.
6. Añadimos la mezcla reservada de la thermomix y la leche de coco y cocemos hasta que se reduzca la salsa.
7. Dejar reposar unos 30 minutos (ese paso me lo he saltado, ops! básicamente porque el hambre apretaba, ops!)

Emplatar adornandolo con una hoja de la piña y unas gotas de salsa teriyake y degustar!!!!
Está realmente ESPECTACULAR!!! 

Tengo una ración en el frigorífico por si alguien no se conforma con la foto y quiere pasar a degustarlo (icono de silbar)
Publicar un comentario en la entrada