Provolone con tomate y orégano


Las redes sociales aún me superan y no sé a veces cómo gestionarlo para enterarme de todo y encima enterarme a tiempo :O una pena porque hoy era el día de #DiaDeLaAlbondiga y me hubiera encantado participar.

En cualquier caso os traigo hoy una receta buenísima y sencillisima de hacer, ideal para un aperitivo :D se trata de provolone con tomate frito y orégano. Al tomate frito (que es casero) le he dado un toque de albahaca, que junto con el orégano y el chorrito de aceite final que se le da al plato hacen que quieras volver a hacer éste entrante una y otra vez.

El provolone es un queso italiano que venden en rebanadas de en torno a 1cm de grosor, lo puedes encontrar en el súper ya cortado o sin cortar, como si de una mortadela se tratara :D

El provolone que he utilizado es un provolone suave (provolone dolce) desconozco cómo queda la receta con otro tipo de provolone más curado.

Ingredientes:

Tomate frito (el mío al toque de albahaca);
1 rebanada de queso provolone;
orégano al gusto;
aceite de oliva al gusto

Preparación:

1. En una cazuela de barro ponemos una cama de tomate frito y sobre ésta colocamos la rebanada de provolone.
2. Lo preparamos en el microondas en tandas de 2 minutos a potencia máxima, comprobando en cada tanda que no se nos quema.Yo al final he puesto tres tandas (6 minutos). Lo normal es de 6 a 8 minutos.
3. Si vuestro microondas tiene grill dorarlo un poco por encima. Si no lo teneis podeis dorarlo un poco con un soplete, tal y como he hecho yo. Que no teneis nada de ésto, no pasa nada, podeis dorarlo antes a la parrilla.
4. Espolvoreamos orégano por encima y concluimos con un un chorrito de aceite de oliva.

Riquísimo, no dejeis de probarlo ;D
Publicar un comentario en la entrada