Orejas de carnaval. Receta tradicional.


Tenemos el Carnaval ahí mismo, a la vuelta de la esquina. 

Fiesta, disfraces y comida nos esperan en los próximos días.

En realidad creo que no hay muchas recetas en la gastronomía española relacionadas con el Carnaval pero desde luego que las que hay son contundentes y para pecar.

En casa hemos preparado éstas deliciosas orejas de Carnaval, una receta muy tradicional y que sobre todo se prepara en la zona de Galicia.

Hacemos un pequeño paréntesis en el #ModoVidaSanaOn y nos comemos una oreja y después a correr!!! pero en el sentido literal :D

La receta es muy sencilla, sólo necesitamos un poco de paciencia porque una vez elaborada la masa la tendremos que dejar reposar una hora para que el glúten se desarrolle tranquilamente y nos permita trabajar después una masa menos tenaz y mucho más elástica.

Hay tantas recetas como madres en el mundo. Aquí te mostramos cómo las hemos preparado nosotros. El resultado unas orejas de Carnaval finas y crujientes, una delicia!!!


Nivel de dificultad: Media
Tipo de receta: Postres, dulces, consumo ocasional
Tiempo de preparación: 15 minutos hacer la masa + 1 hora de reposo + 1 hora de cocción
Nºcomensales: Depende de las que se coma cada uno. Salen unas 100 orejas. 

Ingredientes:

La piel de media naranja;
50 gr. de manteca de cerdo;
25 gr. de anís;
1 huevo;
300 gr. de harina de trigo;
una pizca de sal;
60 gr. de azúcar glas;
100 gr. de agua templada;

Además necesitaremos:

Un rodillo
Una sartén honda;
aceite de girasol para freir;
azúcar para espolvorear

Preparación:

1. Echamos la piel de media naranja en el vaso del Thermomix y trituramos 5 segundos, velocidad 5.

2. Añadimos la manteca y calentamos 1 minuto, 50º, velocidad 3.

3. Añadimos el resto de los ingredientes en el orden en el que aparecen y mezclamos 30 segundos, velocidad 6.

4. Amasamos 2 minutos, vaso cerrado, velocidad espiga.

5. Dejamos reposar la masa al menos una hora en el propio vaso.

6. Ponemos el aceite en una sartén honda y ponemos al fuego.

7. Vamos estirando la masa hasta que quede muy fina, casi transparente y cortamos en forma de rombos o triángulos con ayuda de un cuchillo y vamos friendo en tandas.



8. Cuando estén doradas por uno de los lados damos la vuelta para que se doren por el otro.

9. Una vez dorados ambos lados escurrimos el exceso de aceite sobre un plato con papel absorbente. 

10. Pasamos a una bandeja limpia y espolvoreamos con azúcar.



Publicar un comentario en la entrada