Croquetas de níscalos y queso azul

Que se me echa el tiempo encima y aún no había publicado ésta receta que hice el domingo pasado para el concurso de La cocina de Javi  que patrocina  http://www.iloveaceite.com/




El sábado pasado, mientras yo estaba en el curso de galletas que impartía Paula (tengo pendiente aún colgar la entrada del curso de galletas en el blog) mi familia, incluídas mis hijas, estaban en el monte cogiendo níscalos, con lo que tenía claro que la receta que preparara iba a llevar ésta seta como ingrediente básico ;D

La receta ha sido inventada sobre la marcha y el resultado a mí me ha parecido exquisito, siempre que te guste el sabor del queso azúl o roquefort, claro.
Al lío ;)

Ingredientes:

40ml de aceite de oliva virgen extra;
400 gr de níscalos;
100 gr. de pimiento rojo;
100gr. de cebolla;
sal;
150gr. de queso azul
Bechamel para croquetas*

*Ingredientes para la bechamel para croquetas:
50ml de aceite de oliva virgen extra;
170 gr. de harina;
600 gr. ml. de leche;
nuez moscada, pimienta y sal

Preparación:

1. Echamos el aceite en una sartén y calentamos. Echamos el pimiento y la cebolla cortado en tiras y dejamos que se vaya pochando lentamente.
2. Mientras tanto vamos lavando y cortando en dados o tiras los níscalos y los reservamos.

3. Cuando esté la verdura lista echamos los níscalos y dejamos que se hagan a fuego lento. Vamos removiendo de vez en cuando.
4. Una vez hecho apartamos del fuego y echamos por encima el queso azul rallado.

 5. Mezclamos bien con una espátula hasta que quede bien integrado.


6. Echamos la mezcla en la thermomix y picamos con 5 ó 6 golpes de turbo. Reservamos y sin lavar el vaso comenzamos a preparar la bechamel.

Preparación de la bechamel:

1. Echamos en el vaso el aceite y programamos 3 minutos, temperatura varoma, velocidad 3 1/2. Añadimos la harina y programamos 4 minutos, 100º, velocidad 2 1/2.
2. Incorporamos los ingredientes restantes y mezclamos 10 segundos, velocidad 6. Agregamos 2 cucharadas del picado de níscalos y programamos 7 minutos, temperatura Varoma, velocidad 4.
3. Dejamos reposar unos minutos sin bajar el vaso y añadimos el resto del picado de níscalos y mezclamos bien con la espátula. Verificamos el punto de sal.

4. Por último, vertemos la bechamel en una manga pastelera o un recipiente y la dejamos enfriar. Una vez fría formamos las croquetas y las rebozamos en harina, huevo y pan rallado. Freímos en abundante aceite de oliva virgen extra.


Publicar un comentario en la entrada